22 oct. 2014

OPINIÓN Un Campeonato Mundial y un "Campeonato Mundial"

Lima [Por Pablo Zanocchi, especial para Todo menos Fútbol]. Como en todas las ramas, al crecer una industria, crecen también los timadores que usan esa euforia a su provecho, tomando ventaja de agentes que no están estrictamente relacionados a la rama, para vender chicha por limonada.

Las marcas, instituciones deportivas y ministerios de deporte y agencias promotoras de turismo del Perú y de toda América Latina han sido víctima de una negociación engañosa, o parcialmente brindada, o intencionalmente o no intencionalmente mal informada de parte de los promotores de campeonatos de surfing.

Lo que ha sucedido de forma más común es que se llama “campeonato mundial” a una pequeña etapa del circuito; un evento que tal vez cuesta 20.000 dólares de organización y que reúne 30 surfistas de cinco países, y que en el mismo escalón se coloca un verdadero campeonato mundial, de más de medio millón de dólares que reunió 200 surfers de 35 naciones, y efectivamente consagró un campeón mundial.

Hace no mucho un dirigente brasileño del deporte comentó que en su país había un joven y no muy conocido surfista que se presentaba a sí mismo como campeón mundial de surfing. Cuando en realidad era campeón de unas series de eventos que organizó una marca, de menor nivel, fuera de cualquier estructura competitiva fiscalizada por las dos federaciones reconocidas: la Asociation of Surfing Profesionals (ASP)  y la International Surfing Association (ISA).

No tiene la culpa el joven que dice ser campeón mundial, tiene que ver el promotor que le dice a la gente que lo que el organiza es el campeonato mundial, la marca que publicita eso y finalmente la prensa que, sin entender mucho del deporte, publica que el desconocido es campeón mundial.   

Casi todos los meses, se acercan al sector público y privado propuestas de marketing o peticiones de los mencionados promotores que “venden” estar realizando un “campeonato mundial”, cuando en realidad lo que están haciendo es organizar tal vez una etapa del circuito mundial o ni siquiera eso: un simple evento internacional.

Muchas veces lo que hacen es una etapa del circuito regional, muchas veces de pocas estrellas y casi nunca un prime (el evento de segunda división con mayor puntaje para el ranking) y mucho menos un evento del circuito mundial de campeones (la primera A del tour).

Ese es el comienzo de una cadena de desinformación que termina afectando a todos. Especialmente a quien más quiere un país que le vaya bien: el atleta. Sobre quien medios y sector público y privado deben saber reconocer la magnitud de cada logro.

Para dejarlo claro: un verdadero título de campeona mundial de surfing de la ASP lo ganó Sofía Mulanovich en 2004; luego de competir por todo el mundo enfrentando a las mejores del planeta, ganó el título de campeona mundial de la ASP. Otro ejemplo es el equipo peruano juvenil en 2011 y el equipo peruano open en 2010, ambos ganadores de la medalla de oro y copa de campeones mundiales del campeonato mundial junior de la ISA y del campeonato mundial open de la misma federación internacional. Y dentro de esos resultados se incluye el oro de Cristobal de Col, por ejemplo, en el evento para surfistas de hasta 18 años.

Se hace pertinente, tal vez más que nunca, dejar en claro cómo es que está organizado el panorama global surfero, para que se no queden dudas. Que seamos justos con aquellos que realmente dejaron la vida para consagrarse, y lo lograron.

Intentando ser lo más claros posibles, el surfing mundial organizado está estructurado a partir de dos organizaciones: la ASP y la ISA. Buscando una comparación fácil de entender, por ejemplo con el tenis, la ISA vendría a ser la International Tennis Federation (ITF), representante ante el Comité Olímpico Internacional organizadora de la Copa Davis y la ASP vendría a ser la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP); con más cantidad de eventos, de distintos rangos, de distintas categorías y distintas regiones.

La primera tiene eventos específicos, cada una es un campeonato mundial. La otra, la ASP, organiza de los dos, pero mayormente circuitos. La comparación con la ATP viene a lugar porque la gente, o al menos las personas interesadas en deportes están más al tanto: un challenger de tenis está a kilómetros de un grand slam. Mientras que en el primero compite prácticamente cualquiera que agarra en una raqueta, en Wimbledon claro no.

Aplicando esto al surfing mundial, e intentando de nuevo ser lo más claros posibles, la ASP sanciona eventos que van de una estrella, a partir de US$ 5.000 para longboards, juveniles y eventos femeninos, US$ 15.000 en los que compite prácticamente cualquiera y también etapas del “circuito mundial de campeones (español de WCT, world championship tour; los grand slams)” que pagan 100 veces más, o sea, 500.000 dólares. En estos participan los mejores 32 del mundo para hombres y las 16 mejores para damas.

Ninguno de estos es el campeonato mundial de surfing. Con excepción, en la ASP, del mundial juvenil y de longboard, que luego de una clasificatoria global (realizado por eventos regionales), van los mejores para determinar un campeón.

La ISA, por el otro lado, no organiza ningún circuito; hace que cada evento sea el torneo en el que se determina al campeón mundial. Se reúnen todas las naciones, y este es un punto importante: el surfista representa a su nación, surfea por la patria, el himno y el honor de llevar una medalla a la casa. Los eventos llevan más de 30 países, y en estos se cruzan desde el mejor surfista de Finlandia con el mejor de Australia (que puede que sea el mejor de la ASP). La comparación perfecta, con el tenis de nuevo, es que Nadal, Federer y Djokovic juegan la Copa Davis.

Pasando raya: Hay que prestar atención cuando se habla de “campeonato mundial de surf”, a qué se refieren. Campeonatos mundiales hay muy pocos, los de la ISA son: Open, Longboard, SUP y Paddleboard, Bodyboard, Junior, Masters y Kneeboard.

Los de la ASP son en su mayoría circuitos, todos los que en un evento determinan a un campeón mundial son resultado de una clasificatoria regional, son: el mundial de Longboard que se realiza en China (que ganó Piccolo Clemente de Perú el año pasado) y el Pro Junior que se realizó en Brasil el año pasado y ganó Gabriel Medina, y que este año se realizará en Portugal y contará con la presencia de los peruanos Milluska Tello, Miguel Tudela y Juninho Urcia (todos clasificaron luego de pasar por una muy difícil clasificatoria regional).

El resto son todas etapas del circuito mundial, que pueden tener un valor muy bajo y otras un valor muy alto. Para tener una idea, el ganador de un evento de tres estrellas obtiene un puntaje más bajo que uno que pierde en tercera ronda en un prime.

Para ser justos con el sacrificio de un tablista, vale la pena estar al tanto de esta complicada red de hechos que hacen a los campeones mundiales de surf. Es el deporte que más ha crecido en Perú, una atención a la cantidad de estrellas, o de puntos para el ranking, es clave para tener idea su relevancia.

Finalmente, es importante destacar que el trabajo de los promotores de eventos de surfing es fundamental para el desarrollo del deporte... Sin emprendedores como ellos, el surfing no crece en ningún lugar del mundo. El asunto es que al igual que lo que sucede con temas ambientales, un desarrollo ordenado siempre tendrá impactos negativos mucho menores o inexistentes que uno que no lo es.

Al final de cuentas todos dentro de la industria del surfing quieren lo mismo: más eventos, más marcas involucradas, mayor industria, mayor interés en patrocinar atletas. Todos quieren un gobierno dedicado a desarrollar el deporte. Cada uno de estos agentes prefiere que se hable un lenguaje claro.

Por esto, se hace necesario ver bien de qué se habla cuando se habla de “campeonato mundial” en nuestras aguas. Puede que sea otra cosa.   

Copyright © 2014 Todo menos Fútbol | Designed With By Blogger Templates | Distributed By Gooyaabi Templates
Scroll To Top